obra

 

Européns en vol

                                                                                                                                                                                                                                                             
 

                                                                                                                               
                                                                                                                                                                                                                                                                 
 

 

                                                                                                                                                                                                                                                       
 

Européens en vol · 2016 · gelatina de plata digitalizada impresa mediante tintas pigmentadas en papel de algodón · 29,5 x 43 cm con hendido al centro

                                                                                                                                                                                                                                                             
  PRÉFACIO

Me gusta mucho la palabra “fangal” o más bien “los fangales”-el plural los hace grande y más intransitables aun- me gusta, no conozco a nadie que la use, pero me suena a campo y a campo raro, campo donde introducir los pies, donde introducirse uno mismo entero.
Adoro la palabra carrizal, suena a lugar imposible, suena a pluma, a claro sobre oscuro. A imposibilidad de visión y a temor a no ver el suelo. Suena a viento que hace sonar sus plumeros. Suena algo que se quiebra y cruje.


Existe la palabra “juncal”, pero no la he usado nunca, utilizo más la palabra “cañaveral”, pero me resuena un tanto exótica, como si no fuera “del terreno”, yo que a veces he dicho que soy un artista que hace arte conceptual “del terreno”. “Los cañaverales” me transportan lejos, fuera de mi entorno principal. Prefiero “el carrizal”.


También me gusta la palabra “tarajal”. Me gustan los “tarajes”, tienen la medida justa a medio camino entre árbol y arbusto. Me gusta andar entre ellos por que da la sensación que en su maraña aparecerá la sorpresa.


Adoro esas palabras, curiosamente se refieren al paisaje. Yo adoro el paisaje y adoro introducirme dentro. Una vez allí, me siento parte de él y además tengo la sensación de que formo parte de un ritual.


El ritual consiste en acabar solitario y pensar que no soy yo, que soy paisaje.
Realizando Européens en vol la mayor parte del tiempo acababa solitario, pero solitario a medias, pues en “los carrizales” me rodeaban cientos de aves. Ellas y yo éramos paisaje. Así que al final de las jornadas, ya en el “lubricán” me creía medio yo, medio pájaro y medio carrizal. Casi no humano.


Esta vez me rodearon muchas aves. Ellas, en alerta, saltan a volar, pues no soy bien recibido. Si a lo mejor fuera un caballo de esos que vagan en las marismas.. pero no, soy humano y a ellas no les gustan los humanos.


De todas las que han “posado” me quedo con la Héron pourpré, me gusta como salta de los carrizos, y enseña sus rayas. Es elegante y fina, me recuerda a alguien…no es como su prima la Héron cendré, a la cual le he cogido manía por su extensa población y que se ha convertido en una suerte de ave maligna. En su familia hay dos que me entusiasman, el Blongios nain, que me saltó sin poderle fotografiar y la adorable Crabier chevelu. Una de ella, me posó literalmente a dos metros, quieta, en un canal, pero sin poder coger la cámara, me miró y se fue. El Bihoreau gris me cae bien, me gusta que sea nocturno, o “crepuscular”, palabra que adoro. La Héron garde-boeufs es simpática, pero mi imagen de ella cambió cuando me enteré que había colonizado España no hace mucho.

Para colonizador el Ibis falcinelle. De niño observé un par de ellos y no lo creía, ahora los veo a miles, tomando el sol en el jardín de mi casa se me han cruzado volando por encima de mi cabeza, como si tuvieran prisa. En las marismas saltan volando con ese rudo sonido nasal; allí también los veo venir de lejos en esos grupitos ondeantes. Son bonitos, pero uno se cansa de ver tantos.


En este trabajo también le he cogido mucho cariño al Rousserolle effarvatte, siempre los escucho en marzo, de repente, de un fin de semana para otro, cuando llegan de la migración. El reto es encontrarlos, me espero a que cojan confianza y no me muevo para que aparezcan entre las cañas, tan finos y escurridizos. Un poco antes, manso, me posó un Gorgebleue à miroir, ese ave que veo cada tres años, solo cuando está de paso, este último me hizo feliz, pensando en él durante dos días. De los pequeños retraté también al Bruant proyer, ese cuyo canto parece un collar de perlas que cae al suelo y al Martin-pêcheur, cuando llegué a casa y revelé el carrete no podía creer que estaba ahí, impresionado en la plata.


Si hay un ave perenne en los humedales, esa es la Échasse Blanche, martilleaba con su sonido de alerta encima de mi cabeza todos los días; me gusta su movimiento de cabeza, una especie de tic nervioso que realiza al verme. De su grupo, en este proyecto, la adorable Barge à queue Notre, me encantan esos grupos que se mantienen unidos volando de un lado a otro de los “fangales” y su rayas blancas en las alas. Estuve muy atento a la Avocette élégante, las esperaba por que sabía que da juego con sus picos y sus manchas de libélula en las alas. No me puede creer que en francés se llame élégante!!.....De su familia, en un cultivo, me hicieron un autentico recital de vuelo la Glaréole à Collier con esa cara de payasito.


Una vez, cuando tenía 12 años ,en una laguna de Puerto Real.vi volando un Talève sultane, fue una suerte increíble, un acontecimiento único, ahora los ves pastando en los bordes de los cultivos junto a los “carrizales” como si fueran vacas. Me gustan pero no me caen tan bien como su prima la Foulque macroule con ese plumaje negro mate y el ojo rojo .


Podría estar horas hablando de todas estas aves que cacé -yo jamás había cazado, ni con armas ni con cámaras- para Européens en vol , pero no tengo más hueco. Dar las gracias a la Cigogne Blanche, a su inversa la Cigogne Notre y a los “palitroques”: la Spatule Blanche, por posar tan bellas ante mi objetivo.  Tuve encima mia muchos Milan noir, algún que otro Milan royal y un bellisímo macho de Busard des roseaux que se dejó cazar entre los carrizos, pero busqué desesperadamente un Aigle de Bonelli –una de mis aves favoritas- sin poderla fotografiar bien de cerca. El próximo capitulo de Concetual Andalusia prometo traerla….si no emigro yo también

 

 

 

ILUSTRACIONES

7.  Des ailes dans le ciel. (Spatule Blanche.)
8.  Les roseaux.
9.  L’oiseau. (Hirondelle de rochers.)
10.  Entre los carrizos. (Pouillot véloce.)
11.  Vitesse pure. (Hirondelle de rochers.)
12.  Envol…. (Cisticole des joncs.)
13.  …huyendo (Cisticole des joncs.)
14-15.  Voleé (Serin cini.)
16-17. Cortège. (Tarier pâtre.)
18. Paire. (Hirondelle rustique.)
19. Entre el cereal. (Hirondelle rousseline)
20. Descanso de la migración. (Gorgebleue à miroir.)
21. “los Carrizales”. (Pouillot véloce.) 
22. El collar de perlas que cae (Bruant proyer.)
23. Puro abstracto.
24. Cazado. (Martin-pêcheur.)
25. En “los tarajes”. (Pouillot véloce.)
26-27. Dormidero. (Étourneau unicolore.)
28. En la cuneta (Linotte mélodieuse.)
29. Les inévitables Moineaux (Moineau domestique)
30. Le fleuve
31. Difficiles à photographier. (Pie bavarde.)
32-33. Pequeños corvidés (Choucas des tours)
34-39. L’Echasse Blanche, aux ailes noires et aux pattes démesurées
40-43. Glaréole des prairies (Glaréole à Collier.)
44-47. Blanche et Notre, l’Avocette, au bec retroussé.
48-49. La Barge à queue noire descend en glissade sur ses ailes noires et blanches.
50. La útima gran colonización. (Tourterelle turque.)
51. El “Gallito de Marzo”. (Huppe fasciée.)
52. La marisma.
53-55. Siempre me lío con la Guifette. (Guifette moustac.)
56. Ave de campiña. (Sterne hansel.)
57. …y cardos “Borriqueros”, también de campiña.
58-61. Les canards. Me recuerdan a alguien que amé.
62. Réussites de la technique humaine: Sud-Aviation.
63. En formation de vol si caractéristique. (Nette rousse.)
64. Otra expansión. (Héron garde-boeufs.)
65. En el nido.
66. La casa.
69. Européens en vol.
70-71. Colonias (Héron garde-boeufs.)
72. Peinant sur leurs ailes courtes et maladroites, elles accélèrent en “pédalant” à grands pas sur l’eau (Foulque noir.)
73-76. El pequeño vuelo de la Talève sultan.
77. le Bihoreau gris au creépuscule.
78-79. L’élégance du l’Aigrette garzette.
80. Un homenaje al autor.
81. Le  Goéland pontique, en una farola de un país en crisis
82-85. Les goélands, un ave con mala fama. A mí me parecen bellas.
86-87. Estas goélands se ríen. No me extraña. (Mouette rieuse.)
88-93 …des Oiseaux de l’Orient… (Ibis Falcinelle.)
94. La casa
95. El cuervo de mar. (Grand Cormoran.)
96-97. El cazador sobrevuela “los carrizales”.
98. Los grandes viajeros. (Milan Noir.)
99. En castellano existe un ensamble como su cola. (Milan royal.)
100-101. una pareja de Milan noir haciendo “garras” en celo.
102-107.  Bellos “palitroques” en el cielo de Andalucía. (Spatule Blanche.)
108-109. Mi amada Héron pourpré.
110. Dos garzas. Una de toda la vida…(Héron cendré.)
111. …otra extranjera. (Grande Aigrette.)
112. La Cigogne noire. La otra
113-120. La Cigogne blanch. Européens en vol
122. Les Joncs.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                     
 

Rastreando en los inicios del arte conceptual
Sema D’Acosta

Es importante empezar aclarando que esta no es una exposición de fotografía. Sería más correcto interpretar estas obras como una secuencia de objetos con forma de doble hoja de libro construidos con imágenes. Además, de modo intencionado este trabajo nos retrotrae a los años 60 del siglo pasado, un periodo clave donde precisamente la fotografía empieza a utilizarse como herramienta al servicio de un discurso. También es un trabajo de no-fotógrafo, entendiendo que lo que se quiere contar, la intención del autor, es un concepto más extenso y complejo que una simple instantánea aislada, tal como ocurriera con autores fundamentales que comienzan a ser conocidos en ese periodo como John Baldessari, Ed Ruscha, Robert Barry, Dan Graham o el colectivo Art & Lenguage. De alguna manera, hay ecos de ellos en esta serie.


El punto de partida de este proyecto es la memoria personal del artista, que bucea en sus recuerdos para rescatar algunos libros que conformaron su imaginario. De entre los muchos que poseía su padre, un reputado ornitólogo de la época que vivía en Jerez de la Frontera, se sentía especialmente atraído por uno del naturalista suizo Charles-André Vaucher titulado Oiseaux En Vol (Pájaros en vuelo), un manual publicado en 1962 que lejos de la visión taxonómica que caracteriza la mirada científica, posee un carácter extremadamente personal. El modo de plantear las fotografías y establecer relaciones subjetivas entre ellas, mucho más cercano a un fotolibro que a un diccionario de aves, denota un acercamiento sensitivo al medio natural. El resultado es una interpretación abierta dirigida a gente con inquietudes, curiosa, con verdadero interés por los pájaros. En este libro, muy requerido entonces, no existe categorización ni un estudio exhaustivo de los especímenes en su medio natural; más bien podría decirse lo contrario: tras hora de dedicación, pensamiento y observación, Charles-A. Vaucher presenta a su manera el resumen visual de algo que le apasiona. Sin alardes técnicos ni ópticos, con poco o nada definido a priori y, sobre todo, anteponiendo la experiencia individual al rigor de la sistematización. Su objetivo no es reunir testimonios documentales de un avistamiento concreto, sino comunicar sensaciones en primera persona capaces de despertar sugerencias en el lector-espectador. Sus fotografías se caracterizan no por mostrarnos el asombroso mundo de estos seres alados, sino por constatarlo a través de una experiencia propia.
Absorto en este poso de información privilegiada, Juan del Junco hojeaba de pequeño una y otra vez Oiseaux En Vol. Calcaba las fotografías, dibujaba la silueta de los pájaros o imaginaba cómo serían estos animales en su entorno salvaje. Ese territorio mágico en el que se introduce gracias a su progenitor, se convertirá en un hecho diferencial que marcará para siempre su personalidad artística, un sedimento que ahora emerge entrecruzando el lenguaje artístico con el científico en un momento crucial para ambas disciplinas, principios de los años 60. Todas las obras de Conceptual Andalusia: Européens en vol conforman un sucesión que procura ser lo más fiel posible a la edición original de Vaucher. Por eso, tanto el ritmo de las imágenes y la manera de presentarlas, como el tamaño de cada página, 27,5 por 42 centímetros, son aquí exactamente los mismos.

Igualmente, ha utilizado carretes de 35 mm. en B/N, optado siempre por un foco manual, usado lentes básicas e intentado recrear a través de un escaneado doméstico el alto contraste que conseguían las imprentas en ese tiempo. Son fotografías de pequeño formato que no poseen ningún sesgo industrial y reivindican aspectos artesanales del oficio, de los procesos manuales. Incluso el propio artista ha revelado él mismo todos los negativos. De algún modo, del Junco busca aproximarse a la forma de trabajo de Vaucher, con pocos medios y recuperando los procesos analógicos de hace unas décadas.


Asimismo, busca revivir el acercamiento que tuvo el naturalista suizo al terreno, reforzando experiencias que tienen que ver con esa comunión entre la Naturaleza y el hombre que siente el que se adentra en el paisaje sin ser un intruso, sino comprendiendo lo que ocurre alrededor como un espectador absorto y privilegiado. Sin llegar a los niveles de Hamish Fulton o Richard Long, Juan cree en los rituales que ayudan a esa inmersión en el mundo animal, un territorio no hollado por la civilización donde después de pasar horas y horas acechando pájaros en silencio se descubre algo puro y casi religioso. Todo empieza con el rito de ir al campo, una ceremonia inigualable. Levantarse temprano, preparar el equipo, llegar al lugar y esperar. Aguardar paciente en las salinas del Guadalete, en los carrizales del brazo del Este, en los fangales y tarajales de las marismas del Guadalquivir, en los montes de Sierra Morena, en el pinar de la Algaida, en la campiña de Jerez… Y de fondo, a veces solapados y otras en solitario, el sonido de las aves. La conexión con el terreno es mágica, te hace sentir parte de algo, un lazo que potencia aspectos emocionales y hace emerger la epifanía. Robert Smithson y su mujer, Nancy Holt, grabaron juntos con una cámara Bolex en 1971 un breve recorrido por los alrededores de un pantano. El punto de vista que nos plantea la película y su visión subjetiva, podría acercarnos a una percepción homóloga a lo que pudiera sentir Juan en parajes equivalentes. Tal como entiende el pensador francés Georges Didi-Huberman, en las imágenes es imposible separar la dimensión afectiva de la intelectual o la belleza de la singularidad de cada acontecimiento. Si nos atenemos a sus planteamientos, este trabajo de Juan del Junco supone el equilibrio justo entre ambos vectores, un nivel de madurez que trasciende la barrera de la iconicidad para destapar aspectos conceptuales de mayor calado que abarcan desde lo semiótico hasta lo semántico. 


Definido el marco de acción, una característica primordial que diferencia este proyecto de los presupuestos de Vaucher es que Européens en vol contiene implícita una metáfora sugerente entre las migraciones de los pájaros y las personas, analogía sencilla que puede servirnos de símil para reflexionar sobre qué está ocurriendo hoy en Europa. Durante miles de años, las aves se han desplazado desde África hasta nuestras tierras en un vuelo de larga distancia que supone un arriesgado viaje hacia lugares favorables para su alimentación, cría y desarrollo familiar. Igualmente, cientos de miles de españoles, la mayoría jóvenes, se han visto obligados a dejar sus casas forzados por la grave crisis social y económica en la que estamos inmersos desde 2008. El número de expatriados se ha incrementado en un 56 % en estos últimos años, unas cifras que siguen aumentando de forma progresiva sin que muchos de esos que abandonaron su hogar encuentren motivos para volver.
Sucede igual con las aves, una vez emigran, no todas regresan. Algunas se adaptan al medio y prefieren quedarse. Las garcillas bueyeras y los moritos han colonizado los humedales de la Península ibérica. También la tórtola turca o la cotorra argentina se ha adaptado con solvencia a las ciudades más meridionales de nuestro territorio. Es una cuestión de supervivencia y reconversión del ecosistema que viene ocurriendo desde el siglo XIX, cuando empiezan a darse los grandes flujos de población desde Europa a todo el mundo, principalmente con rumbo a América. Una vez asentada una población en un destino, el sitio toma con rapidez una nueva identidad que mezcla sin discriminar lo autóctono con lo foráneo. En ese intercambio, hay pérdidas y ganancias.


Los números que aparecen en cada imagen de esta serie nos ayudan a individualizar aquello que parece abstracto, indeterminado. El artista-contador es el que entiende cada ser vivo de forma distinta a los demás, el que se fija en ellos con atención y va más allá de las estadísticas. Para los medios y los políticos, esos migrantes son sólo cifras. En 2014 recalaron en el extranjero 51.267 personas nacidas en España, más del doble que en 2008; a Francia llegaron 5.606 y a Reino Unido 7.259; en Alemania acabaron un total de 5.909 españoles, tres veces más que hace ocho años. Nadie cuenta sus historias ni el significado de esa devaluación. Poco se dice de lo que dejan atrás y de lo que les espera. Los jóvenes se han vuelto pesimistas sobre su futuro, son conscientes de la falta de oportunidades. Es curiosa la equivalencia, españoles que han volado de su nido sin un destino concreto, al albur de un nuevo hábitat, una generación que vive en la incertidumbre. También las aves migratorias ya no hacen lo que se les presupone que hacían tan sólo una década atrás. Algunos ejemplares de cigüeñas blancas, vencejos, abubillas, abejarucos, carracas o milanos reales, ya no se vuelven a África en invierno. Se mueven de región en región por nuestra geografía o se quedan en el mismo sitio. No se iban por el frío como se considera habitualmente, sino por la falta de alimento. La proliferación del cangrejo rojo en los ríos y la creación de grandes vertederos periurbanos, por citar dos ejemplos, influyen más en su continuidad que el cambio climático.


Normalmente, Juan del Junco ha trabajado en series anteriores sobre proyectos muy meticulosos que se han ido construyendo pieza a pieza, tramo a tramo. Algunos funcionaban como si fuesen cartas de un castillo de naipes sostenidas en equilibrio por pequeños detalles sensitivos. Otros se apoyaban en un relato imaginario que luego se convertía en una escenificación. Paradójicamente, Conceptual Andalusia: Européens en vol es su proyecto más conceptual y asimismo el más parecido al de un fotógrafo cazador de instantes. Su desarrollo comienza con un acecho similar al que pudieron ejercer infinidad de reporteros del siglo XX en busca de una determinada imagen. La experiencia vivida en esa espera resulta determinante. El resultado poco se asemeja a una fotografía documental, aunque uno de esos ingredientes principales sea precisamente eso. En la cocción, los componentes se fusionan para originar una secuencia de objetos con forma de doble hoja de libro inspirada en algo profundo que ha rescatado de su memoria. El desenlace aúna continente y contenido desde un estadio ambiguo que no es fácil de ubicar. Quizás esa sea una de las grandes virtudes de esta serie, situarse en un intersticio incierto más allá de lo fotográfico.
Es innegable que la fotografía procede de un lenguaje definido por funciones y particularidades distintas a las que le son propias, referentes que absorbió con rapidez anhelando constituir un armazón sólido, a la par que honorable, que imitara con la máxima dignidad los procedimientos de interpretación de la realidad que vino a sustituir. Aunque todavía no ha sido capaz de desprenderse de algunos de esos condicionantes heredados de la forma en que se presentan los cuadros, de forma progresiva va consiguiendo crear su propio linaje, sobre todo a partir de nuevas tácticas discursivas que se entrecruzan en las décadas centrales del siglo XX. Unas, generadas por fotógrafos visionarios como Walker Evans que, vislumbrando muy pronto el potencial de las imágenes, no se resigna a esa herencia que las constriñe, y concibe un proyecto creativo con estructura de libro cuya cuidada métrica es un ejemplo de especificidad (American Photographs, 1938).Otras, provenientes de autores conceptuales como Ed Ruscha capaces de producir una obra-objeto igualmente con forma de libro (Twenty Six Gasoline Stations, 1962), que desciende de modo confuso al ámbito de lo cotidiano para cuestionar la condición de lo que puede o no puede considerarse arte. Paradójicamente, la primera procura enaltecer la fotografía elevándola desde lo documental hasta lo estético, mientras que la segunda actúa prácticamente de manera inversa: anula la condición artística que atribuimos al formato hasta situarlo en un punto cero. Partiendo de polos opuestos, ambas estrategias consiguen neutralizar al referente para luego darle forma en función de un concepto. Aquí ocurre lo mismo con Européens en vol: una vez desactivado su potencial deíctico, su valor notarial, el artista utiliza ese armazón como soporte sintáctico de una idea.


Esta nueva instauración de lo fotográfico que ha depreciado su estimación documental y ha expandido su ámbito de acción hacia otros terrenos más intelectuales, es el resultado de una progresiva dislocación acaecida en el último medio siglo. Será a partir de los años 60 cuando el concepto empiece a resquebrajarse, puesto en tela de juicio por artistas conceptuales que se acercan a la imagen como no-fotógrafos, tal como hace el propio Charles-A. Vaucher con la edición de Oiseaux En Vol en 1962, cuyas intenciones no parecen artísticas, sino emocionales. Su objetivo es alentar la mundología del birdwatcher y estimular su imaginación, por lo que desde el punto de vista científico puede resultar un manual desconcertante. Ese mismo año en Estados Unidos, Ed Ruscha produce una edición limitada de libros de fotografía bajo el nombre de Twenty Six Gasoline Stations cuyo sentido, analizado desde las premisas artísticas, resultaba turbador de un modo similar. Las fotos son asépticas, frías, irrelevantes; no destacan por nada ni tienen especial interés. Están realizadas sin cuidado técnico y no pretenden ir más allá de lo enunciativo, son sólo un registro elemental. El autor no procura acaparar protagonismo ni definir un estilo; se desprende del género en su valoración tradicional e incluso presenta el trabajo en un formato popular renunciando a su diferenciación artística. Veintiséis Gasolineras es un objeto (ya no una simple imagen) que mezcla baja y alta cultura. Como medita Jeff Wall en ‘Señales de indiferencia Ruscha está desmontando con esta serie la técnica fotográfica en un ejercicio de negación. Evidentemente subyace en toda la idea un guiño pop irónico, pero también una reconsideración de lo fotográfico como algo diferenciado de lo que abarcaba el género hasta entonces en su relación con lo artístico. “El cuidado con el que se edita el libro, incluso si las fotografías son técnicamente malas, apunta a que Ruscha está jugando también en el terreno de una estatización de lo banal que no excluye el interés por la confección efectista del soporte, es decir, por la manufactura de sus obras La obra de Ruscha se inscribe en una tendencia muy común en la segunda mitad del siglo XX, que se acerca a lo cultural utilizando el arte como arma crítica liberadora capaz de romper los límites formales establecidos. No se trata de transgredir los géneros, algo que sería más bien una forma de vanguardismo, sino de reubicar el discurso.


Un elemento clave también a tener en cuenta es que la fotografía tomó contacto en estos años con la semiótica, empezando a ser interpretada, decodificada, analizada y reensamblada no como una imagen, sino como un texto. Muchos artistas conceptuales norteamericanos parten de lo fotográfico y derivan su trabajo hacia otros territorios que cuestionan qué es y qué no es una obra de arte, llevando hasta márgenes impensados ciertas premisas duchampianas. Algunos creadores discurrieron por aspectos performativos y otros lingüísticos, caso de Dan Graham y posteriormente autoras como Marta Rosler o Sophie Calle; pero en la mayoría de sus experiencias, la fotografía jugaba un papel destacado como valor testimonial. Se servían de ella para patentizar sus obras o ponerlas en entredicho, la desvinculaban de una idea o la asociaban a otra, pero siempre buscando cuestionar su esencia. A partir de entonces, la fotografía quedó emplazada en un territorio mixto entre lo social y lo cultural, imposible de abandonar. Esta tendencia expansiva ha perdurado hasta hoy superponiendo perspectivas década tras década.
Con este tipo de trabajos se demuestra que una cosa es una imagen y otra la representación de un una imagen, por eso autores como Jean-François Chevrier y James Lingwood proponen a finales de los años 80 una corriente como la otra objetividad en relación a la fotografía, que ha de compaginar su doble condición de imagen en sí misma y de producción material. Una fotografía además de constituirse como icono, es un ente físico que adquiere unas connotaciones interpretables en función de su apariencia, relación y presentación. Nunca puede desprenderse del soporte, que aporta significados fundamentales para percibir su sentido global. Su condición de objeto la determina y configura. Ambas realidades, contenido y corporeidad, están al mismo nivel de lectura. La manera en la que recibimos la información, relaciona esa totalidad (imagen+objeto+contexto) con nuestro bagaje de conocimiento, además de con experiencias fijadas en el inconsciente colectivo, que entendemos y desciframos. Ahora bien, esas asociaciones pueden llevar a error, porque una representación no es siempre lo que parece. Frente a la crisis de la realidad en el arte contemporáneo, se produce una reafirmación de la imagen desde la perspectiva de lo fotográfico, que se rebela contra los efectos de la industria cultural y los procesos banales de consumo que vivimos cada día. La fotografía no debe interpretarse sólo como algo documental porque es ante todo un pulsador capaz de generador de pensamiento.


Juan del Junco no crea libros, habla de libros. Libros de verdad nacidos de la emoción y la experiencia. Ahora que muchos se apuntan a la moda del fotolibro, él reivindica uno de hace más de cincuenta años. Y además, concebido fuera del ámbito artístico por alguien que no se consideraba fotógrafo. Oiseaux En Vol se convierte en un vehículo adecuado para difundir una pasión que consigue atrapar la atención de aquellos que demuestran interés por los pájaros. Tanto en forma como en concepto, es una publicación que cumple de forma certera su cometido. Sobre todo, porque nace de la inquietud de alguien que recurre a la gramática visual que permite un libro para expandir y dar a conocer su amor por las aves.